Awilda Castillo

Y llegó Octubre, vestido de luz… como si los grises y pesares de Septiembre no existieran.

Uno a otro pasó el testigo de la vida y el primero se dio por satisfecho en esos 30 suspiros que fueron sus días. El que llega toma posesión de lo que tiene… 31 oportunidades para sonreír, a pesar de que el llanto quiera embargarlo todo.

Las calles han mostrado cierta “normalidad” pero todos terminamos escondidos tras una máscara. Cosa que en algunos ya era su sistema de vida, porque jamás se atrevían a mostrar quienes eran realmente.

Octubre aparece como hombre maduro, ese que ya ha pasado por muchas cosas previas. En algunos lugares los árboles comenzarán a desnucarse, en otros el calor abrasador incidirá su sofoco vestido de flores.

Pero el ya sabe cómo es todo en el año… ha tenido muchos; sabe que su tiempo es breve, pasajero y que aunque…

Ver la entrada original 137 palabras más