Resultado de imagen para tormenta en la selva

El cielo lloraba sin consuelo sobre la selva, como un anciano distraído que riega una maceta hasta que desborda y le salpica las  pantuflas. El clima cambiaba, irrespetuoso de las estaciones y nadie comprendía por qué el sol quemaba más que antes o las lluvias llegaban de improviso, enojadas, sin luces violetas y cantos de ranas que las anuncien. Bajo ese cielo que no paraba de estornudar y mojar pañuelos con formas de nubes, miles de ojos pestañaban con cada relámpago para volver a  hipnotizarse con esa cortina tejida con millones de gotitas. Más abajo, la violencia del agua marrón mezclada con espuma blanquecina enojaba a los sapos arrastrados como botes hasta chocar con la vegetación. Aquello parecía un helado de chocolate y limón con trocitos de pistacho que rodaba por el piso peinando la hierba hasta achatarla. Esos torrentes, hijos de la deforestación, buscaban pasar desapercibidos, huyendo repentinamente después del último trueno.

(de La Luna dentro de la Tierra, de Marcelino Irianni, autor argentino de la ciudad de Tandil, Provincia de Buenos Aires)

Anuncios