fin-de-ano

EMPEZANDO UN 2017 RENOVADO

Dormida me fui a un lugar más allá del sueño, un lugar profundo y silencioso donde mi consciencia me cuenta que transcurren los años y siento como una desmemoria de lo vivido, de lo visto y escuchado a lo largo de los años de mi vida, que no son pocos.

Me da mucho desasosiego comprobar sobre todo en los últimos años que la humanidad no parece adelantar, todo lo contrario; está retrocediendo; lo que prevalece es la corrupción en todas sus formas. El mundo está casi obsceno. Reflejo de la mayoría de toda la gente que lo habita que puede ser que no sea culpable pero si responsable. Está en permanente guerra, con armas o sin ellas. Migraciones y muerte de personas por falta de alimento, agua y seguridad. Migraciones y muerte de fauna por falta de alimento y agua. Sobreexplotación de los ecosistemas, contaminación del aire y muerte de la flora. Pésima distribución de los recursos, inexistencia de los derechos humanos.

La sociedad se mira el ombligo apática, entretenida en nimiedades. Está llegando a la disolución y pérdida de valores fundamentales. Está llegando a ser misántropa. Siempre esperamos que el ejemplo llegue de los gobernantes. Nunca sucede, entonces está en nosotros demostrar que somos dignos.

Qué tal si este año que empieza ponemos en práctica nuestros recursos internos. Es tiempo de que comencemos a comportarnos como personas y no meramente en consumidores, no “vivir el hoy”, pensar en el mañana. Decimos habitualmente que pasarán muchos años para que se produzca el cambio; para achicar el tiempo no esperemos más.    

Participemos en mejorar el bienestar de los demás, ser solidarios, practicar el civismo con la suma de pequeñas acciones diarias como respetar todas las normas: de tránsito, cruzar las calles por las sendas peatonales, circular en bicicleta por donde está permitido. Pedir “permiso”, “disculpas”, “perdón”. Saludar al ingresar y al retirarse de un lugar, ceder el lugar en un sitio público a mayores o discapacitados. Ordenar nuestros desechos y colocarlos donde corresponde. Lo simple y pequeño de no arrojar papeles a nuestro paso. Ser considerados con los animales. Hacer con estos simples gestos un modelo a imitar y contagiar a nuestros amigos y vecinos. Estas meras acciones serán el punto de partida para que el planeta empiece a acomodarse. Tomemos conciencia. Funcionará.

Y seguramente nos sentiremos felices y optimistas si somos  en todos los órdenes de la vida y con todos los seres de esta Tierra humildes; generosos; educados; respetuosos; tolerantes. De eso se trata.

♥Deseo con todo mi ser y mucho, mucho cariño que el 2017 se sientan movilizados y no paralizados, que sean muy  felices, que es el propósito de vivir. Abrazo grande.♥  

 ano-nuevo1

Anuncios