Y Dios prometió a las mujeres. . .