Decir que el tema de la crisis de los cuarenta ha sido abordado infinidad de veces no es nada original y que cuando llega el momento de hacerse cargo de ellos, los demás no ahorran elogios o bajones, como:
Que ya tenés el espacio, el criterio, los golpes, las cicatrices, la experiencia, las emociones y la objetividad para empezar a evaluar la vida con sapiencia y firmeza. Que no se trata de que tengas más años sino que sos más interesante, que no es la mitad del camino ya que éstos son los treinta de antes.
Que todo es más sabroso, que aprenderás a gobernar tus impulsos, a sujetar tus energías con la cuerda de la razón, a ser más sesuda.
Que la vida nunca para, no hay botón de pausa, que tomes el control de ella que es muy corta y que éste es el momento.
Tantos sustantivos y adjetivos para pintar un nuevo año de vida, una página en blanco; así que preparate para todas esas conmociones de manual. Los años vienen y hay que tomarlos y vivirlos, por eso se festejan. Y hoy, más que nunca hacele un guiño al futuro desafiante como aquella pequeñita que casi se podía sostener en el hueco de la mano arrojándole belleza a este planeta. Es el instante en que tenés que poner a trabajar a esas hadas que son las emociones, escuchar el sonido de tu paso al pisar el umbral y comenzar el despegue del viaje que te queda por recorrer.
En ese camino largo de magia y misterio, sonríe y sé feliz, que nada ni nadie te quite las ganas, sos la capitana de tu vida, atropellá el horizonte. Abrí tu cola de pavo real y comenzá el estreno de los CUARENTA con lo pendiente de los treinta y nueve anteriores y el aquí y ahora. Protagonizalos!!!
¡FELIZ CUMPLEAÑOS QUERIDA NATI!
tía Marta

Anuncios