Panacea

Hoy he decidido refugiarme en ese íntimo lugar de soledad elegida, en mi rutina de escapismo, en el ambiente preferido.

Me encuentro rodeada de las pequeñas cosas que el humano atesora, y que los años con su paso van aceptando como fetiches, con un apego casi pagano.

En los recuerdos inolvidables , lejanos en el tiempo, cercanos en el corazón, encuentro la panacea de mis actuales días.

En el jugueteo febril de la memoria, las imágenes se entremezclan en un torbellino de luces y colores. Y alimento la ilusoria fantasía de soñar, por un instante que soy libre y sin apuro como en ese idealizado paraíso de los jóvenes años.

En esa formidable etapa de mi vida, todas las contingencias pasaban sin involucrarme, cual misterioso halo protector. Era la felicidad, que ahora aflora en mi agitado y viejo corazón.

El Silencio

El teatro donde yo daba los conciertos también tenía poca gente y yo había  invadido el silencio: yo lo veía agrandarse en la gran tapa negra del piano. Al silencio le gustaba escuchar música; oía hasta la última resonancia y después se quedaba pensando en lo que había escuchado. Sus opiniones tardaban. Pero cuando el silencio ya era de confianza, interve­nía en la música; pasaba entre los sonidos como un gato con su gran cola negra y los dejaba llenos de intenciones.

Felisberto Hernández, “Nadie encendía las lámparas”, 1947.

Sabía desde siempre que no habría espanto.

Las cosas sucedían cotidianamente. La droga, los robos, las violaciones. Vivir en ese asentamiento había sido una opción dependiente de nuestras desdichadas vidas, donde el futuro se encontraba vallado por la miseria, donde estábamos marginados arbitrariamente. Era como que el viento perverso de nuestra naturaleza nos había juntado para subsistir. La educación, la salud, el trabajo y tantas cosas más nos habían sido negados.

Y estábamos y nos habían convencidos que no podíamos hacer nada, que era natural vivir en la miseria. Por eso, cuando se violentó la propia naturaleza y se sucedieron los primeros asesinatos, fue meramente otro episodio en nuestro universo.-

Escritoras argentinas.

Griselda Gambaro (Buenos Aires 1928). Escritora argentina de narrativa y teatro. Una de las figuras insignes y de las más comprometidas contra la dictadura argentina (24 de marzo de 1976 – 10 de diciembre de 1983), que llegó a figurar en sus listas negras en 1979.

            Durante la dictadura, un decreto prohibió su novela Ganarse la muerte por encontrarla contraria a la institución familiar y al orden social. Debido a esto y a la situación imperante, debe exiliarse en Barcelona, España (1977-1980)

            En el año 2005 pronuncia el discurso inaugural de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, inaugurada por primera vez por una mujer: “Es la enorme disparidad económica y social la que determina la interdicción que impide acceder a la feria y al libro como un objeto de pertenencia”, dijo en un fragmento de su discurso.

            Ha sido distinguida con el Doctorado Honoris Causa del Instituto Nacional de Arte y galardonada en varias ocasiones por la Fundación Konex, que en el año 2014 reconoció su aportación profesional con la Mención Especial por Trayectoria.

            Como novelista se destacan Ganarse la muerte (prohibida por la dictadura), El mar que nos trajo, Después del día de fiesta, fundamentales en el panorama argentino contemporáneo.

            Como dramaturga se destaca con un teatro ético, basado en las relaciones interpersonales, explorando la condición humana y manifiesta su intranquilidad de justicia y dignidad. Algunas de sus obras han sido utilizadas como libretos para óperas.

            En el 2015, vital a los 87 años, estrena su nueva obra, El don con la convicción que todo lo que uno va viviendo, sirve para escribir.

                  A través de la estética del teatro he podido decir no a los indultos, no a obediencias debidas, no a la corrupción, no al olvido de la memoria colectiva”

Curso.

EMPIECE POR ROMPER LOS ESPEJOS DE SU CASA,DEJE CAER LOS BRAZOS,MIRE VAGAMENTE LA PARED,OLVÍDESE. CANTE UNA SOLA NOTA,ESCUCHE POR DENTRO. SI OYE(PERO ESTO OCURRIRÁ MUCHO DESPUÉS)ALGO COMO UN PAISAJE SUMIDO EN EL MIEDO CON HOGUERAS ENTRE LAS PIEDRAS,CON SILUETAS SEMIDESNUDAS EN CUCLILLAS, CREO QUE ESTARÁ BIEN ENCAMINADO,Y LO MISMO SI OYE UN RÍO POR DONDE BAJAN BARCAS PINTADAS DE AMARILLO Y NEGRO,SI OYE UN SABOR DE PAN,UN TACTO DE DEDOS,UNA SOMBRA DE CABALLO.

JULIO CORTÁZAR

Camino al cielo.

Un hombre, su caballo y su perro caminaban por una calle. Después de mucho caminar, el hombre se dio cuenta de que los tres habían muerto en un accidente. Hay veces que lleva un tiempo para que los muertos se den cuenta de su nueva condición. La caminata era muy larga, cuesta arriba. El sol era fuerte y los tres estaban empapados en sudor y con mucha sed. Precisaban desesperadamente agua. En una curva del camino, avistaron un portón magnífico, todo de mármol, que conducía a una plaza calzada con bloques de oro, en el centro de la cual había una fuente de donde brotaba agua cristalina. El caminante se dirigió al hombre que desde una garita cuidaba de la entrada. -Buen día -dijo el caminante. -Buen día -respondió el hombre. -¿Qué lugar es este, tan lindo? -preguntó el caminante. Sigue leyendo

Escritoras argentinas

 

             Liliana Bodoc (Santa Fe,21 de julio de 1958 – Mendoza, 6 de febrero de 2018) escritora infanto juvenil y docente.

            Cursó Licenciatura en Literaturas Modernas en la Universidad de Cuyo-Mendoza. Ejerció como docente de Literatura Española y Argentina en colegios de la misma universidad.

            A sus 40 años editó el primer libro: Los días del venado inaugurando La saga de los confines una trilogía de épica fantástica que vio la luz en el año 2000. Así nació en Argentina el fantasy argentino, género definido por la creación de un universo con personajes y héroes sustentado por antiguos mitos y el folclore del pasado. Completó la saga con Los días de la sombra y Los días del fuego, editada en varios idiomas. Fue un antes y un después en la literatura fantástica nacional.

            Escribió Tiempo de dragones, llevado al cine en el año 2017, imaginando una hermandad entre dragones y personas, creando una cosmovisión de culturas y saberes sudamericanos.

            Se aventuró a escribir sobre la historia del país en libros como El rastro de la canela, El espejo africano y Memorias impuras, volviéndolas imperdibles.

            Defensora de la lectura literaria en la escuela, la lectura por placer. Fue una autora excepcional.

Podemos ser unas completas malditas entre nosotras.

Reflexionemos mujeres. Reblogueado de Ovarilandia. Gracias.

Ovarilandia

Piensa si has sentido que cuando llegas a un lugar eres sometida a un fuerte escaneo por parte de las otras chicas ya sea porque eres muy linda o por el contrario pasaste por alto la ducha o piensan que la falda está un centímetro por debajo de la rodilla y no combina con el color de la uña del dedo chiquito del pie.

No te hagas la víctima, seguramente cuando llega una nueva chica a la oficina o al barrio, también la observas y analizas para saber si es competencia.

Tranquila, no te sientas atacada. Seguramente muchas veces esto es algo involuntario, cuando ya te das cuenta estás sacando juicios, opiniones o ideas de lo que ves en la otra mujer, así no conozcas su nombre y sólo hayas cruzado con ella una mirada por segundos en la acera o la fila del banco.

Esto es algo tan arraigado…

Ver la entrada original 607 palabras más

Mujer

 

1935: Buenos Aires: Alfonsina

            A la mujer que piensa se le secan los ovarios. Nace la mujer para producir leche y lágrimas, no ideas; y no para vivir la vida sino para espiarla desde las ventanas a medio cerrar. Mil veces se lo han explicado y Alfonsina Storni nunca lo creyó. Sus versos más difundidos protestan contra el macho enjaulador.

            Cuando hace años llegó a Buenos Aires desde provincias, Alfonsina traía unos viejos zapatos de tacones torcidos y en el vientre un hijo sin padre legal. En esta ciudad trabajó en lo que hubiera; y robaba formularios del telégrafo par escribir sus tristezas. Mientras pulía las palabras verso a verso, noche a noche, cruzaba los dedos y besaba las barajas que anunciaban viajes y herencias y amores.

            El tiempo ha pasado, casi un cuarto de siglo; y nada le regaló la suerte. Pero peleando a brazo partido Alfonsina ha sido capaz de abrirse paso en el masculino mundo. Su cara de ratona traviesa nunca falta en las fotos que congregan a los escritores argentinos más ilustres.

            Este año, en el verano, supo que tenía cáncer. Desde entonces escribe poemas que hablan del abrazo de la mar y de la casa que la espera allá en el fondo, en la avenida de las madréporas.

Mujeres – Eduardo Galeano

Escritoras argentinas

MARIA ESTHER VÁZQUEZ

         María Esther Vázquez (Buenos Aires 4 de agosto de 1937-Buenos Aires 25 de marzo de 2017) fue una escritora y periodista argentina, colaboradora y biógrafa de Jorge Luis Borges.

Como periodista publicó en el diario La Nación. Fue autora de libros de poesía, cuentos, biografías y entrevistas.

Escribió dos libros con Borges, “Literaturas germánicas medievales e Introducción a la literatura inglesa”, con  el que trabajó por más de dos décadas. Obtuvo varios premios y su “Borges, esplendor y derrota” fue galardonado con el Premio de la Feria Internacional del Libro 1997.

Publicó, entre otros:

-Los nombres de la muerte

-El mundo de Manuel Mujica Láinez

-Victoria Ocampo

-Borges, sus días y su tiempo

-Crónicas del olvido

-La memoria de los días

En éste último evoca rostros, pasiones, vidas y obras de los artistas y escritores amigos que recuerda con afecto, constituyendo un valioso documento desde una óptica personal.

“No hay una sola obra de María Esther Vázquez que no tenga algo o mucho de poético. Todo ha sido escrito por una necesidad del espíritu” –Jorge L. Borges.

Escritoras argentinas

Victoria Ocampo

            Ensayista argentina (Buenos Aires 1890-1979) nació en el seno de una familia de la alta sociedad argentina y marcada tradición cultural. A los 33 años publicó su primer libro, “De Francesca a Beatrice) que fue un estudio sobre la Divina Comedia de Dante Alighieri.

            Escritora de buena pluma, fue la fundación de “Sur” la que la ubicó en un lugar privilegiado al diseñar una síntesis cultural del siglo XX argentino y ofrecer espacio a escritores famosos y desconocidos..

            Fue la primera mujer en ser miembro de la Academia Argentina de Letras y doctora honoris causa de la Universidad de Harvard. Presidente del Directorio del Teatro Colón, fundadora de la Unión Argentina de Mujeres y Miembro del Directorio del Fondo Nacional de las Artes..

            Entre sus obras se encuentran “Domingo en Hyde Park”, “Virginia Woolf. Orlando y Cia”, “San Isidro” , “Juan Sebastián Bach, el hombre”, “Diálogo con Borges”, “Testimonio” y a su muerte se publicó una Autobiografía en 5 tomos.

            En 1962 Francia la nombró Comendadora de la Orden de las Artes y las Letras.

            A su muerte, Borges publicó: “En un país y en una época en que las mujeres eran genéricas, ella tuvo el valor de ser un individuo. Estoy agradecido personalmente por todo lo que hizo por mí, pero sobre todo, estoy agradecido como argentino por todo lo que hizo por la Argentina”

La mala racha

 

    Mientras dura la mala racha, pierdo todo. Se me caen las cosas de los bolsillos y de la memoria: pierdo llaves, lapiceras, dinero, documentos, nombres, caras, palabras. Yo no sé si será gualicho de alguien que me quiere mal y me piensa peor, o pura casualidad, pero a veces el bajón demora en irse y yo ando de pérdida en pérdida, pierdo lo que encuentro, no encuentro lo que busco, y siento mucho miedo de que se me caiga la vida en alguna distracción.

Eduardo Galeano – El Libro de los Abrazos

Escritores argentinos

 

HORACIO QUIROGA

Nació en Salto, Uruguay el 31 de diciembre de 1878 y falleció en Buenos Aires el 19 de febrero de 1937. Era hijo del vicecónsul argentino en esa ciudad uruguaya y de la oriental Pastora Forteza.

Su infancia quedó marcada por la muerte de su padre por el disparo accidental de su escopeta cuando descendía de una embarcación, en presencia de su familia.

En 1897 hace sus primeras colaboraciones en medios periodísticos. Funda la Revista de Salto y se inicia en las letras bajo el patrocinio de Leopoldo Lugones.

En 1902 mata accidentalmente con una pistola a su amigo Federico Ferrando.

Se traslada a Buenos Aires, Argentina y su carrera transcurre allí donde publica sus cuentos en revistas y luego reunidos en libros.

Está considerado como uno de los escritores que abrió el camino del relato en Latinoamérica, por ser “el primer cuentista en lengua castellana”. Ejerció gran influencia en toda una generación de escritores.

Su obra se ubica entre el fin del modernismo y el comienzo de las vanguardias, en lo que se llamó la generación del novecientos. Estuvo muy influenciado por Edgar Allan Poe, escribiendo sobre temas sobrenaturales y de terror en los que exponía a los personajes a situaciones extremas.

En 1918 dio a conocer el libro Cuentos de la selva considerado un clásico de la literatura para niños en América Latina. Se ocupó más del valor expresivo de la palabra que lo puramente gramatical.

Una vida dramática, con problemas económicos, matrimonios conflictivos y el suicidio acechándolo, alimentan su tarea cuentista. Muere en Buenos Aires por ingestión de cianuro al enterarse que sufre de cáncer. Su vida estuvo marcada por muchas experiencias dolorosas que le sirvieron como inspiración a sus historias.

Alianza por la Excelencia Sanitaria en Etiopía

 

La excelencia y la calidad por la que apostamos en Europa deben ser también en África. En África no todo vale.

Partiendo que hablamos de África como si un país fuese cuando África sabemos que no es un país, sino todo un océano de países.

Hablemos de Etiopía, el país que mejor conozco por encontrarme viviendo allí.

Apostamos por la excelencia, porque un niño africano no es menos que un niño europeo, porque lo que exigimos en Europa debemos exigirlo también en África.

África no es un conejillo de indias donde nosotros podemos investigar o experimentar nuestras habilidades o inquietudes con sus personas. No es un laboratorio donde el blanco puede investigar con negros, ni un lugar donde la conciencia blanca se lave a costa de los negros.

No hagas en Etiopía lo que no harías en tu país.

No hagas en África lo que no harías en Europa.

Buscamos  la excelencia, es lo que merecen, pero con ellos, entre ellos. No hagamos todo por Etiopía, sin Etiopía.

No trabajamos para ellos, trabajamos con ellos y entre ellos, no desde la verticalidad, sino desde la horizontalidad, la igualdad, que es lo que somos, de tú a tú, de persona a persona.

No podemos caer en la trampa que al ser pobres tienen que aceptar cualquier trato y cualquier circunstancia con una sonrisa en la boca. Ser pobre no significa tener que aceptar tomar medicamentos caducados o que te guste la comida fría y en mal estado, o que sus imágenes e historia personal se difundan sin su consentimiento. Son pobres económicamente hablando, pero no en dignidad ni derechos. No queramos para los demás lo que no querríamos para nosotros. Tienen el mismo derecho a la intimidad, y por ello, merecen ser visitados con discreción y secreto profesional.

Ni ellos son menos ni nosotros somos más. Es una relación de igualdad, horizontal.

Iñaki Alegria

No hagas en Etiopía lo que no harías en tu país 

Escritores argentinos

 

JOSÉ HERNANDEZ

José Rafael Hernandez y Pueyrredón (Buenos Aires, 10 de noviembre de 1834; Buenos Aires, 21 de octubre de 1886).

Poeta, periodista, contador, taquígrafo, soldado, comerciante, estanciero y político. Autodidacta que gracias a sus numerosas lecturas definió sus ideas políticas.

Entre sus composiciones se destacan Vida del Chacho; Los treinta y tres orientales; El Gaucho Martín Fierro, La vuelta de Martín Fierro e Instrucción del Estanciero.

En 1869 fundó el diario El Río de la Plata, desde el que defendió a los gauchos y denunció los abusos cometidos por las autoridades. Creó el diario El Eco de Corrientes, cuyas instalaciones fueron destruidas por adversarios políticos. Colaboró además en los periódicos La Reforma Pacífica, órgano del Partido Reformista; El Argentino, de Paraná y La Patria, de Montevideo.

            Consiguió un gran eco para sus propuestas con su poesía. El Gaucho Martín Fierro (1872), un poema épico, está considerado como una de las grandes obras de la literatura argentina. La vuelta de Martín Fierro (1879) es su secuela. El gran mérito de José Hernández fue el de llevar a la literatura la vida de un gaucho contándola en primera persona, con sus propias palabras e imbuido de su espíritu.

Este libro ha aparecido literalmente en cientos de ediciones y fue traducido a más de 70 idiomas, entre ellos al esperanto (y la última traducción fue al quichua, lengua ancestral proveniente del Imperio incaico).

Escritores argentinos

 

Resultado de imagen para Esteban Echeverría

ESTEBAN ECHEVERRÍA

José Esteban Antonio Andrés Echeverría Espinosa (Buenos Aires, Virreinato del Río de la Plata, 2 de setiembre de 1805, Montevideo, Uruguay, 19 de enero de 1851) Fue un escritor y poeta argentino, que introdujo el romanticismo en el país. Perteneciente a la denominada Generación del 37, es autor de obras como Dogma socialista, La Cautiva y El Matadero, entre otras.

            “Suele pasar que lo que en un momento dado una comunidad, o hasta del mismísimo escritor, supone como literatura algún tiempo más tarde no lo es. Y viceversa. Sobran los ejemplos a lo largo de la historia.

            El esfuerzo de su vida está puesto en convertirse en el primer poeta nacional. Supone que la Argentina necesita de un poeta para ser. Para ello se empeña en escribir una buena cantidad de versos románticos. Y hasta La Cautiva. Sin embargo lo que va a quedar de él, casi dos siglos más tarde, será el rescate que haga su amigo Juan María Gutiérrez, veintitantos de años después de su muerte, de unos apuntes sin terminar de corregir que escribió allá por 1839: El matadero. El freso inolvidable de una época. Una crónica. El primer relato argentino. Un gran cuento.”

Bloggers Recognition Award

Gracias a José Carlos Mena Sanchez por atreverse a nominarme (jaja…) ¡es un orgullo!

Mi blog dice: “compartir mis cabos sueltos antes que definitivamente asuma que nada es lo que parece.” Pero dejo de lado mi pesimismo ante este hecho.

Y emulando a José Carlos, este blog me ha dado muchas alegrias, conocimientos y la posibilidad de conectarme con gente valiosa y talentosa. No puedo dar consejos por que no me encuentro capacitada para ello, me gusta recibirlos.

Todos los compañeros de este camino son merecedores de esta nominación y todas las demás.

Gracias por permitirme compartir mis cabos sueltos.

POR QUÉ MARK ZUCKERBERG TIENE RAZÓN

De Intermedia Press.

InterMedia Press

Resulta siempre sorprendente (e infinitamente triste) descubrir la incomprensión que impera alrededor del concepto de libertad, absolutamente desconocido por muchos – incluso por aquellos que dicen representarla o defenderla.

La libertad no está aquí para promover exclusivamente valores que todos acordamos, como la tolerancia o la solidaridad. La libertad es también una facultad de aquellos que impulsan ideologías empapadas en odio (como el racismo o el “feminismo 2.0”) o de ignorancia y absurdo, como los terraplanistas o quienes sostienen, sin más evidencia que un portaaviones cargado de paranoia, que la vacunación infantil puede causar autismo.

El creador de Facebook, el gigante de las redes sociales, Mark Zuckerberg, ha cosechado en su carrera tantas polémicas como millones. Muchas veces se equivoca. Cuando se opone a censurar grupos que niegan el Holocausto, no obstante, está en lo correcto.

Zuckerberg es judío, sería torpe acusarlo de formar parte activa de algún colectivo…

Ver la entrada original 377 palabras más